in

Tecnología para el teletrabajo según Tripp Lite

El trabajo remoto y la conectividad de las empresas

La rápida propagación del COVID-19 en el mundo lleva a las personas y organizaciones a tomar las medidas necesarias que permitan frenar su avance y disminuir el contagio masivo. Una de ellas es permanecer en casa y limitar el contacto social al máximo; un punto en el que la tecnología cobra un valor fundamental.

Afortunadamente, como señala Juan Pablo Ortúzar, Vicepresidente de Ventas para América Latina & Caribe de Tripp Lite, es posible estar preparados para enfrentar el teletrabajo en las mejores condiciones en cuanto a sistemas de colaboración, conectividad y acceso a redes. “Es importante contar con la tecnología para trabajar en modo home office, de manera de conectarnos a las redes empresariales desde nuestra casa; utilizar sistemas de video conferencia para tener reuniones a distancia y colaborar, y para desarrollar entrenamientos online”.

La disminución en el ritmo de la actividad económica a nivel mundial producto de la expansión del Coronavirus es una realidad, y en opinión de Juan Pablo Ortúzar, la única manera de atenuar este efecto es impulsando el uso de sistemas informáticos, y asegurando que tengan la continuidad operativa óptima para soportar el acceso fluido a la comunicación, al comercio, a la educación y a todo tipo de interacciones entre los miembros de una organización y sus entornos.

En virtud de desarrollar este trabajo colaborativo, utilizando la tecnología como base para mantener la actividad económica, es necesario contar con la infraestructura adecuada para que los sistemas puedan operar en forma eficiente y constante, sin riesgos de fallas ni colapsos. Lo recomendable es respaldar los sistemas, asegurar la continuidad operativa de los servidores, implementar los accesos remotos con conexiones eficientes y seguras, y contar con respaldos de energía adecuados para cada sistema y dispositivo.

En Tripp Lite, compañía con casi 100 años de presencia en el mundo, están conscientes de que no ha existido en la historia un momento tan crítico como este; y que es necesario poner su experiencia y conocimiento al servicio del teletrabajo, para que sea eficiente y seguro. “Tenemos una responsabilidad social que cumplir, asesorando a las personas y empresas para que puedan implementar un esquema de trabajo remoto que garantice su salud y la de sus clientes, y para avanzar asegurando la continuidad operativa de los sistemas y las comunicaciones, a todo nivel y en todo el mundo”, indica Juan Pablo Ortúzar.


TRABAJAR DESDE CASA. Amplíe límites de la mano de DACAS

Furukawa prepara los Data Centers para la evolución a 400G