in ,

Furukawa: Opticalización y Telemedicina Modernizarán la Salud Pública

Contar con infraestructura basada en Fibra Óptica es el primer paso para implementar el uso de la telemedicina, solución que permite reducir las tasas de espera y reingreso de pacientes, habilita el acceso instantáneo a información crítica, optimiza las tareas administrativas y permite el uso de aplicaciones de IoT, big data, entre otras.

Más de 38 millones de contagios por Covid-19 en el mundo, han puesto en jaque la capacidad de reacción de los sistemas de salud públicos y privados. De hecho, para poder satisfacer la demanda de camas críticas, equipos especializados y personal calificado, los gobiernos se han visto en la necesidad de unificar la oferta sanitaria y centralizar su coordinación bajo la supervisión de los Ministerios de Salud.
Esto ha significado en sólo unos meses, adquirir, administrar y disponer de recursos tecnológicos y humanos que, bajo circunstancias normales, se hubiesen concretado en años.
Sin duda, la pandemia o sindemia ha visibilizado las brechas entre la capacidad actual de los sistemas sanitarios, especialmente públicos, y la demanda por una atención adecuada, oportuna y eficaz. De esta forma, ahora es tarea de los Estados modernizar y mejorar la atención en la salud pública, y para lograrlo, invertir en infraestructura tecnológica de última generación se transforma en una decisión crítica.

En este nuevo escenario al que se enfrenta el sector de salud, Denys de Souza Scheiner, Product and Application Engineering de Furukawa Electric LatAm, sostiene que “la velocidad de transmisión de datos se posiciona como una variable determinante en lo que respecta a mejorar el sistema de atención, y también, a la capacidad de incorporar nuevas tecnologías como la Telemedicina. Para implementarla, es necesario garantizar una conexión estable, segura, sin demoras e interrupciones”.

Con este objetivo, la Fibra Óptica se convierte en el medio físico idóneo para las características que requiere la transmisión de datos en un contexto sanitario. La opticalización de la infraestructura hospitalaria, mediante redes PON LAN (Passive Optical Network Local Area Network), ha significado una gran solución en todo el mundo, compuesta esencialmente por Fibra Óptica monomodo en conexiones punto a multipunto.
Asimismo, esta tecnología entrega la posibilidad de ampliarse fácilmente a medida que las necesidades de ancho de banda de los hospitales aumentan con nuevos usos, sin la necesidad de realizar más tendidos de cables, algo de mucha utilidad puesto que las instalaciones hospitalarias son pensadas a largo plazo.

“Por ejemplo, las redes PON LAN, como las basadas en tecnologías Laserway, permiten alcanzar la convergencia entre múltiples servicios; como datos, videovigilancia, equipos electrónicos, dispositivos móviles, servicios de administración y registro electrónico medico (EMR), VoIP, entre otros”, manifiesta el Ingeniero de Furukawa Electric LatAm.
De masificarse el uso de la Telemedicina, su mayor impacto se verificará en la reducción de las tasas de espera y reingreso de pacientes, se contará con información disponible de modo instantáneo, optimizará las tareas administrativas, nuevos sistemas de monitoreo, aplicaciones de IoT, M2M, y muchas otras. Los beneficios de tener una infraestructura con alta disponibilidad, baja latencia y alta performance podrán ser aprovechados en diversas aplicaciones dentro de un hospital inteligente.

En definitiva, los sistemas públicos de salud, con estas nuevas exigencias y desafíos, se verán ampliamente beneficiados con los avances tecnológicos en conectividad e infraestructura que pueden conseguirse gracias a la opticalización, lo que permitirá modificar por completo la praxis médica y la experiencia de los pacientes.
Aprender a convivir con el Covid-19 es sólo cuestión de tiempo, y el punto de inflexión será el surgimiento de una vacuna efectiva. De hecho, la OMS ya reconoció que el SARS-CoV-2 podría transformarse en una enfermedad endémica; o sea, que deberemos aprender a vivir con ella, como con la influenza, o el VIH.

Por lo tanto, es imprescindible asumir la necesidad de prepararse en forma proactiva para enfrentar las dificultades sanitarias del futuro, mejorando la infraestructura de comunicaciones en los recintos asistenciales; lo que permitirá a los pacientes recibir servicios de mejor calidad, elevar el nivel de atención, y ubicar a los hospitales como instituciones a la vanguardia de la transformación tecnológica.


Segunda jornada de Pulso IT Live, los temas del día

Programa HPE Partner Ready en OpenMarket: tu manera de ganar