Se vendieron 1.044 autos eléctricos en 2022 en Uruguay, el doble que el año anterior

Reportajes

Desde la Asociación del Comercio Automotor afirman que representan el 1,8% del total de medios de transporte vendidos el año pasado. La venta de vehículos eléctricos en Uruguay “cada año crece más o menos el doble”, sostiene Ignacio Paz, gerente de la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay (ACAU), en conversación con Montevideo Portal. El año pasado se llegó a la cifra de 1.044 vehículos vendidos.

De acuerdo con un informe de El Observador, el mercado automotor en su totalidad tuvo aumento en 2022, así como también las ventas de los vehículos eléctricos que el año pasado crecieron y representaron un 1,8% del total de ventas de este mercado.

Según el registro de ACAU, en 2019 se vendieron 163 vehículos; en 2020, la venta fue de aproximadamente 300, y en 2021 trepó a 600. Debido a estos números es que desde la asociación afirman que hay un aumento constante en el interés por este tipo de vehículo, principalmente entre las personas que buscan un auto porque, aunque “hay oferta de utilitarios, de camiones, todavía la demanda es bastante limitada”, explica el gerente de ACAU.

La oferta de vehículos eléctricos registrados por UTE abarca 32 modelos de 16 marcas diferentes, tanto de autos, camionetas y camiones. “Paulatinamente se irán incorporando más”, adelantó Paz, que dijo saber de “varios anuncios que se darán en el correr del año”.

“Hoy por hoy se viene dando una multiplicación por dos, todos los años, de la incorporación de eléctricos. Si las reglas de juego no cambian o se intensifican, es de esperar que las ventas se dupliquen nuevamente el año que viene”, concluye Paz.

Ventajas y desventajas

Más allá de ser más amigables con el medioambiente, “el vehículo eléctrico cuenta con varias ventajas para el usuario”, afirma Paz. Entre ellas, destaca que este tipo de transporte consume mucho menos que uno a combustión. “Lo que se recorre con $ 8 en un auto a combustión, se puede recorrer con $ 1 en un auto eléctrico”, menciona.

El gerente de ACAU comenta que otra ventaja es el poco mantenimiento que tiene el motor eléctrico en comparación con el motor en combustión. “Un vehículo a combustión lleva entre 17.000 y 20.000 ítems para hacerlo, mientras que un motor eléctrico lleva alrededor de 2.000, es una mecánica mucho más simple”, indica. Este tipo de transporte no necesita cambio de aceite, ya que de por sí el motor eléctrico no necesita de esa sustancia para funcionar.

“Quizá la desventaja es que los vehículos eléctricos no tienen una autonomía muy grande, por lo que requieren una carga más seguida que la de uno a combustión”, afirma Paz.

La carga de batería

UTE cuenta con el Plan Movilidad Eléctrica, que para este año llegará a la cifra de 300 puntos de carga en todo el país, lo que significaría un punto de carga cada 50 kilómetros.

Paz sostiene que el trabajo del ente ha sido “muy proactivo”, ya que “sin tener una infraestructura de carga, los autos no vendrían”. Aún así, el gerente de ACAU explica que la mayoría de las veces el usuario carga su vehículo en su casa, “principalmente en la noche, cuando es más barata la electricidad”.

Según recomendaciones de UTE, el mejor momento para cargar es el “Horario Valle”, desde la medianoche hasta las 07 horas, seguido del “Horario Llano”, de 07 a 18 horas y de 22 horas hasta la medianoche. El horario no recomendado por su precio elevado es el “Horario Punta”, que va de 18 a 22 horas.

Los beneficios estatales

Uruguay tiene como meta priorizar la movilidad eléctrica como parte de su compromiso internacional para el cuidado del medioambiente. Por esta razón, Paz explica que, respecto a la importación y tributación de los vehículos eléctricos, “nuestro país ha dado una serie de beneficios como políticas de Estado”.

Entre estos beneficios, en la importación se exonera el impuesto del arancel externo (del 23%) y el Imesi (Impuesto Específico Interno). Además, Paz afirma que, en la línea de priorizar el consumo de estos vehículos, el Estado bonifica a la mitad el costo de las patentes en comparación a un vehículo a combustión.

Con respecto a los medios de transporte de uso intensivo, como taxis, remises o vehículos de aplicaciones, “el Estado les está dando un bono por US$ 5.000 para ayudarlos a incorporar vehículos eléctricos”, comenta el gerente de ACAU.

Este bono corresponde al programa Subite Pasajeros, que todos los años abre 100 cupos para que los dueños de este tipo de transportes puedan ser beneficiados. El Estado destina para este programa un total de US$ 500.000, que se distribuirán por orden de inscripción. Hasta el momento se han entregado 28 bonificaciones, según informa el Ministerio de Industria, Energía y Minería.

Más articlulos

Recientes